Prohibido criticar al ministro visceral, por Jesús Salamanca Alonso

Óscar Puente demuestra tener menos credibilidad que Yolanda Díaz en el Vaticano o Pilar Alegría en un colegio