Y a la enfermedad se espanta